Las 9 mejores ideas para decorar una terraza pequeña con poco dinero

Si necesitas ideas para decorar una terraza pequeña con poco dinero, aquí tienes las 9 mejores. Considera este post la guía paso a paso para saber exactamente por dónde empezar. 

Te voy a contar un secreto.

Yo también he formado parte del club de los balcones diminutos, sin gracia y sin uso aparente. Por eso sé que es posible conseguir un pequeño oasis de vitamina D que será la envidia en Instagram, sin gastar mucho dinero.

Como quiero ahorrarte errores innecesarios, voy a compartir contigo lo que hubiera gustado saber hace unos años, cuando mi terraza, mi presupuesto, y mi conocimiento, eran mínimos.

#1. Libera el suelo visualmente 

Si tu terraza es realmente pequeña, el primero y mejor consejo (probado) que te puedo dar es que te olvides de los muebles voluminosos que tapan parte del suelo y optes por otros más ligeros, de metal o madera, dependiendo del estilo que más te guste. 

No es raro ver fotos de teóricas terrazas pequeñas con encanto, en las que cabe una mesa, dos sillas, varios maceteros, cojines… no son tan pequeñas, en realidad.

Si las copias sin anestesia, tu terraza puede acabar pareciendo un almacén exterior de trastos asfixiante. 

Así que céntrate en uno o dos muebles que se adapten bien a ella. El estilazo lo vas a añadir después con los detalles.

Si lo tuyo es el lounge y no puedes renunciar a un puf o un sofá donde recostarte, aunque tape parte del suelo… procura ponerlo encajado al fondo, si la forma de tu terraza lo permite. Piensa que si tu terraza mide menos de 80cm de ancho, el paso entre una silla (o un puf) y la barandilla se va a quedar bastante escaso. No te va a quedar otra que renunciar a cualquier mueble de más de 40cm, por lo que el sofá será la estrella.

#2. Ahorra con estilo con un poco de mix & match

No cometas el error de pensar que necesitas un carísimo conjunto de muebles a juego para llenar de estilo tu terraza. De hecho, las terrazas pequeñas aceptan muy bien el mix & match. Busca en mercadillos o apps de segunda mano muebles que tengan algo en común (por ejemplo, el material o el color), que parezcan “de la misma familia”, pero no gemelos. 

Con las macetas lo mismo. Si tienes muchas, puedes mezclar de varios colores diferentes. Y si quieres darles un “algo” en común low-cost, prueba a forrarlas con cuerdas de varios colores. 

#3. Consigue un jardín vertical con encanto

Y hablando de macetas. 

La mejor forma de añadir un toque verde a tu paraíso particular, no son las macetas de barandilla. Porque si las cuelgas hacia fuera no las disfrutas tú, sino tus vecinos. Y si las cuelgas hacia dentro te roban unos centímetros que no te sobran.

Opta mejor por aprovechar las paredes en vertical de forma creativa, con cajas de fruta recicladas, taburetes y escaleras viejas, o cestos de mimbre. 

Para conseguir ideas para decorar una terraza pequeña con poco dinero todo vale. Roba ideas de las decoraciones para bodas de primavera, que montan unas composiciones increíbles por muy poco dinero. 

Y si no te cabe ni esto, elige maceteros colgantes y colócalos en grupo y a distintas alturas para crear un “jardín flotante”. Estos maceteros hechos con latas de café reciclada para ahorrar presupuesto, son lo más.

#4. Aprovecha cada centímetro con creatividad

Si lo que tienes es un balcón muy estrecho, y aún así quieres poder sentarte o tomar algo el sol, tendrás que optar por convertir el propio balcón en un sofá. Una colchoneta y muchos cojines será todo lo que necesites.

Si sólo tienes un balconcillo al que no puedes sacar ni una silla, no la saques. Deja la silla dentro, y cuelga de la barandilla una mesa plegable pequeña. No necesitarás más de 30cm.

#5. Iluminación low-cost para las noches de verano

Este es otro truco imprescindible.

Por muy pequeño que sea tu balcón o terraza, siempre puede dar buen ambiente a una noche de verano. Basta con colocar en la barandilla una guirnalda de exterior, y servir un par de copas de vino 😉

Y si no cuentas con toma eléctrica, recicla unos tarros de cristal (o plástico, si tienes niños pequeños), introduce unas tiras LED a pilas y ¡voilá!… el sueño de una noche de verano.

#6. Renueva con pintura para volver a enamorarte

Una capa de pintura hace maravillas. 

Para el suelo las plantillas que imitan baldosas hidráulicas son increíbles. Puedes encontrarlas en tiendas de bricolajes, junto con la pintura y la imprimación adecuada.

Pintar las paredes es otro cambio exprés. Si no quieres pintar directamente la pared de tu terraza, o no puedes porque estás de alquiler, prueba a forrarla con madera o caña previamente pintadas.

Y si optas por pintar todo de blanco y combinas con materiales naturales conseguirás más amplitud visual, y un efecto ibicenco garantizado.

#7. Transforma tu suelo sin pintar

Si lo de pintar se te queda grande, una solución más rápida (y en algunos casos más barata), es cubrir ese suelo horroroso con una alfombra.

Ni siquiera es imprescindible que sea específicamente de exterior. Si la terraza es cubierta, y sólo la vas a poner en verano, cualquier alfombra de algodón o fibras naturales puede resistir con relativa dignidad.

Y si no quieres ver asomar ni un centímetro de ese suelo horroroso por debajo de la alfombra, los suelos de click siempre serán una buena alternativa.

#8. Textiles que te van a enamorar

El toque final para aportar textura y un punto de color son los textiles. Y no sólo hablo de colocar un par de cojines bien elegidos o un mantel de hilo (que también). 

Usar una cortina a modo de toldo o para ganar privacidad puede ser la solución para conseguir una terraza pequeña con mucho encanto.

#9. Espacio de almacenaje bien pensado

Por último, si tu terraza pequeña viene de serie con un piso igualmente pequeño, puedes necesitar de un espacio extra de almacenaje en ella. 

En este caso te recomiendo apostar por un mueble multifucional como el banco Äpplarö de Ikea, que combinado con unas colchonetas puede ayudarte a crear un sofá rinconero de ensueño.

Conclusión

Si bien decorar una terraza pequeña con poco dinero supone un desafío, tiene sus ventajas. Al ser pequeña, con pocos elementos podrás darle un aire nuevo sin gastar demasiado. Y como bonus, no sólo puedes, sino que es muy recomendable mezclar materiales (ratán, madera, acero,…) y colores sin temor a saturar… ¡mezcla y diviértete! 

Y recuerda las 9 reglas:

  • Libera el suelo
  • Practica el mix & match
  • Apuesta por un jardín vertical
  • Aprovecha cada centímetro
  • Ilumina para dar ambiente
  • Pinta para transformar
  • Renueva tu suelo con una (o varias) alfombras
  • Dale alegría y estilo con los textiles
  • Si necesitas almacenaje, escóndelo bajo un asiento

¿Qué te han parecido estas 9 ideas para decorar una terraza pequeña con poco dinero? ¿Habías pensado en ellas?

Imágenes vistas en: Pinterest

Deja un comentario

Pin
Compartir
Compartir