La silla Wishbone es sin duda uno de los clásicos del diseño que más historia tiene. Y todavía hoy triunfa, no hay más que buscar en Pinterest o Instagram. Es una de las sillas nórdicas más bellas e icónicas de todos los tiempos… ¿quieres conocerla?

1. Silla Wishbone: historia

En 1949, inspirado por las sillas chinas de la dinastía Ming, el diseñador danés Hans J. Wegner (1914-2007) creó la silla Wishbone, su diseño más exitoso de todos los tiempos. 

Desde entonces y hasta el día de hoy, la fábrica Carl Hansen & Søn ha producido ininterrumpidamente (¡!) la silla, un icono del diseño con respaldo curvo y marco de madera en forma de «Y», y asientos de cuerda tejida a mano… ¿Sabías que se necesitan más de 120 metros de cuerda para construir el asiento, que está destinado a durar al menos 50 años de uso? 

La silla Wishbone (hueso de deseo) o Silla Y toma su nombre de la forma de su respaldo. Aunque su nombre de origen es CH24. 

Fotografía vía Carl Hansen and Son

Cuando diseñó el modelo CH24, Wegner eligió combinar el respaldo y el apoyabrazos en una sola pieza. Para dar estabilidad a la parte superior (que se curvaba con vapor) y asegurar un apoyo cómodo, Wegner desarrolló el característico respaldo en forma de Y, que da nombre a la silla Wishbone.

Fotografía vía Carl Hansen and Son

Es todo un ejemplo de su forma maravillosa de trabajar la madera, su material favorito. El resultado: una silla robusta y muy cómoda pero de líneas elegantes y casi transparentes.

Una silla no debe tener parte trasera. Debería ser hermosa desde todos los lados y ángulos.

Hans J. Wegner

La Wishbone es muy hermosa la mires por donde la mires. No necesita de adornos para serlo. 

Y también es funcional. 

Y revolucionaria. Wegner trabajaba de forma muy distinta a sus contemporáneos. Se sentaba en sus sillas durante el proceso de diseño para comprobar el confort. Parece obvio, pero en los 50 los diseñadores trabajaban ajustándose a una serie de reglas y medidas pre-establecidas. 

Su respaldo curvo y ligero fue una revolución, muy diferente a los respaldos rígidos y rectos habituales en la época.

Es sin duda uno de los iconos del diseño de muebles danés, y una de las sillas nórdicas más hermosas del mundo.

2. Cómo reconocerla

Realizada originalmente en madera autóctona de fresno, haya, roble o arce, hoy se produce también en cerezo y nogal americanos. Está disponible en varios acabados y colores. El asiento está tejido con cuerda de papel, en tono natural o negro. Mide 55 cm de ancho, 51 de fondo y 75 de altura.

Fotografía vía Carl Hansen and Son

Su calidad es muy superior a la de las imitaciones, tanto por la calidad de las maderas empleadas como por el proceso de fabricación. 

Y tiene muchas, como sucede con los grandes clásicos del diseño. En las réplicas, los elementos que forman el respaldo suelen estar hechos con varias piezas; en una Wishbone auténtica, es un único cuerpo. 

Los ejemplares originales llevan grabada a fuego la firma, o una etiqueta con el número de serie.

Sin duda la silla Wishbone original es la mejor opción, pero no es una silla barata. Lo cual es una ironía, puesto que el objetivo cuando se diseñó era crear muebles de calidad, pero asequibles en un periodo de posguerra.

3. Dónde encontrarla

En Carl Hansen (consulta sus puntos de venta). Es uno de los productos estrella de las tiendas especializadas en mobiliario nórdico de mediados del s. XX. Por mencionar sólo algunos de los puntos de venta, en Madrid la encontrarás en Naharro o Chic and Soul. En Barcelona la distribuye, entre otros, Bulthaup o Doméstico Shop.

4. Cuánto cuesta

Al diseñarse tras la segunda guerra mundial, la idea original (muy de posguerra) era que fuera accesible al público. Eso ha cambiado. Ahora una silla Wishbone original puede costar entre 500 y 800 euros más o menos, según el tipo de madera y el acabado que elijas.

Las imitaciones (o las descaradamente inspiradas en ella) suelen partir de los 60 euros. Pero cuidado. 

La calidad no es la misma, en primer lugar. Y en segundo lugar una reciente ley aprobada por el Parlamento Europeo ha ampliado el copyright del diseño de muebles de 25 a 70 años. Por eso ahora encontrar réplicas de muebles de diseño creadas entre  1946 y 1991 se ha convertido en misión casi imposible, y dudosamente legal. Una pena.

Pero tranquila si el presupuesto es reducido, porque hay muchas sillas baratas “inspiradas” en ella.

Silla Wishbone historia
Fotografía vía @dalahaus en Instagram

5. Manual de uso

La Silla Wishbone le aportará un toque de elegancia cálida y funcional a cualquiera de tus habitaciones. 

Es un clásico en el comedor, donde me gusta especialmente en su versión en negro.

Fotografía vía Homes to Love

Si te apasiona y no quieres gastar tanto, puedes combinarla con otros modelos o con una bancada, para darle un aire más informal a tu mesa.

Fotografía vía @libertinelillehammer en Instagram

O colocarla en solitario en un despacho o tocador. 

Fotografía vía @harlowejames en Instagram

O desparejada con otros modelos de sillas en la mesita auxiliar de la cocina.

Fotografía vía @estudio_314 en Instagram

O en cualquier rincón que quepa. Así, porque sí… ¿por qué no?

Fotografía vía @quartier308 en Instagram

Combina a la perfección con habitaciones de estilo nórdico (lógicamente, es uno de los máximos exponentes del diseño escandinavo).  O mid-century (obvio también, dado el lugar y el momento en que fue diseñada). Pero lo cierto es que es enormemente versátil.

Fotografía vía Adore Magazine

También se adapta a la perfección a ambientes más sofisticados de aire clásico renovado. O minimalistas. O boho chic. O de estilo rústico moderno. 

La verdad es que es difícil que no encaje en algún sitio. Es bellísima. Y atemporal.

Fotografía vía The Glitter Guide

5.1 Silla Wishbone roble: belleza natural

La silla Wishbone roble, o la versión en haya o fresno, son perfectas para darle un toque nórdico natural a la decoración. Las verás también en salones rústicos o con un toque boho-chic.

Fotografía vía @bycristina_s en Instagram
Fotografía vía Design Sponge
Fotografía vía Domestico Shop
Fotografía vía @indigozhome en Instagram
Fotografía vía @myhome_my_way en Instagram
Fotografía vía @_studioin_ en Instagram

5.2 Silla Wishbone negra: elegancia nórdica

Si lo que buscas es un punto de sofisticación y un aire mid-century modern, verás que la silla Wishbone negra es perfecta.

Fotografía vía @home_at_hawthorn en Instagram
Fotografía vía @karentheresa en Instagram (perro no incluido ;))
Fotografía vía @loungeloverfurniture en Instagram

5.3 Silla Wishbone blanca: frescura boho-chic

Por último en blanco inmaculado, para un plus de luminosidad.

Fotografía vía @webhaus.muebles en Instagram
Fotografía vía @anni_liebt_lotta en Instagram
Fotografía vía @beckynovacek en Instagram

No lo puedo evitar. Me encanta, especialmente en madera o color negro.

¿Y a ti qué te parece? ¿La imaginas en tu salón?